¿La ves?

Matilde se levantó con el runrún en la cabeza de aquella discusión absurda. Café en mano, se acercó a la ventana para contemplar la mañana. Era un hábito que la ayudaba a tomar conciencia y distancia de sus pensamientos.

Se quedó contrariada al ver que una densa niebla lo cubría todo. Fijaba su mirada en el cristal, como si con aquel gesto fuera a disiparla. Sarcásticamente pensó que el día daría continuidad a la desapacible noche.

Sin darle más vueltas se dispuso a salir. Pero a los pocos pasos se percató de que lo justo alcanzaba a verse la punta de los pies. La linterna del móvil era insuficiente. Miró a su alrededor, como quien ha perdido el camino, con la angustiosa impresión de que el mundo había sido engullido por una niebla impenetrable y, además, todo estaba orquestado por un silencio perturbador.

Creyó que lo mejor sería regresar a casa, al fin y al cabo no debía de estar muy lejos. Respiraba conscientemente para serenarse. Sabía que no podía perder los nervios.

Buscó el camino a tientas, que por entre la niebla, se le hizo más largo de lo que imaginaba. Y, de repente, todo cambió. Percibió como algo se iba mientras la presencia de su muerte momentánea la agarraba del pescuezo.

Matilde se sintió libre. Lejos de aquellos ojos que nublan y ciegan la realidad. Una realidad que quizás está ahí detrás ¿La ves?

cliquea en la imagen para visitar el blog de Jasc-Net y enterarte cómo participar en el reto. 

En el VadeReto de este mes una historia con ¡¡¡NIEBLA!!!

17 comentarios

  1. ¡Wow! Espeluznante, inquietante, amenazante, asfixiante y ni 10 adjetivos más con ante serían bastante. 😝
    Lo he leído un par de veces más, por ver si podía salvar a Matilde, pero creo que la pobre ya encontró su camino. Al menos, halló descanso ¿¡o no!? 🤔😨
    Excelente relato para leer de noche y girar la cabeza después de la última frase. 😜
    Felicidades. Otra joya para el VadeReto.
    Un abrazo. 🤗😘

    Le gusta a 1 persona

    • Venga, no seas así, Marlen, atrévete a mirar.
      Gracias por tu comentario y me alegra mucho de que te haya gustado.
      A ver si me pongo al día con vuestras aportaciones al VadeReto que no me gusta leer antes de escribir la mía.
      Un abrazo de vuelta.

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola, ¡qué buen relato para el reto! La niebla aquí es como el preludio de algo terrible y al final sabemos que Matilde experimenta la sensación de morir. Quiero pensar que tan solo fue eso, una sensación y que sigue vivita y coleando. Me ha gustado mucho, logras inquietarnos. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Ana.
      Me alegro mucho de que te guste.
      Matilde sigue viva. Esa sensación de morir puede ser también cuando estamos ciegos representando lo que esperan de nosotros y salimos a ser nosotros mismos. Un verdadero resurgir.
      Se ve que me he levantado trascendental.
      Saludos de vuelta.

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola, Lola. Con la última frase de tu relato ya me he buscado yo varios finales de diversa índole para no quedarme en ascuas. Mira que usar el móvil en su paseo como linterna, ahora sin batería a ver como llama al 112 para decir que del miedo la está dando un infarto. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.