Esencias, Microrrelatos, Una mirada personal

El niño sin zapatos

Esa tarde de enero, Blanca estaba especialmente eufórica, iría a la cabalgata.

Brincaba con el paso de cada carroza. Recogía caramelos. Entonces, algo llamó su atención. Tiró del abrigo de su madre.

– ¿Por qué va descalzo?

– Seguramente es pobre, hija.

– Pues los Reyes no le dejarán regalos.

– Ellos son muy sabios, contestó.

Blanca no se quedó convencida. Por suerte una estrella fugaz surcó el cielo, apretó sus ojos y deseó fervientemente: «Qué todos los niños tengan zapatos».

Al despertar una caja enorme la esperaba. La abrió. Una sonrisa iluminó su cara.

El blog de Lidia: reto enero

Reto opcional:
Que aparezca la palabra Enero.

10 comentarios en “El niño sin zapatos”

  1. Oooh, qué bonito, Lola 🙂 Lleno de la magia y la ilusión intacta infantil. Solo un niño puede actuar de forma tan altruista sin pensárselo dos veces. Te ha quedado un micro muy tierno.
    Muchas gracias por participar en el reto.
    Un abrazo grande.

    Le gusta a 1 persona

    1. Totalmente de acuerdo, ellos con su inocencia despiertan lo mejor de nosotros.
      Gracias, Manuel por enriquecer este espacio. Viniendo de ti, que escribes con una sensibilidad y belleza maravillosas, la calificación de excelente me sobrepasa. Es muy halagador. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder a Lídia Castro Navàs Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .